El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana.